En ocasiones parece que nuestra vida no tiene mucho sentido, o incluso puede que tengas la sensación de que nada te hace feliz.

Nuestra mente siempre nos está contando cosas sobre nosotros mismos que están muy alejadas de la realidad, y es muy probable que no te estés dando cuenta.

El crecimiento personal y el autocuidado son la mejor forma de superar esta sensación de infelicidad constante. En ella intervienen nuestros pensamientos negativos y nuestras creencias.

Es importante aprender a cuestionar los pensamientos que nos producen estrés emocional y hacernos conscientes de que no podemos creernos al pie de la letra todo lo que pensamos.

Si deseas hacerte un regalo y adentrarte en un mundo de verdadero cuidado y autoconocimiento, un proceso de crecimiento personal profundo es la mejor forma de hacerlo.

Normalmente, nos conformamos con pensar que las cosas no son fáciles de cambiar, que siempre podría ser peor y que el de al lado tiene más problemas que yo. Realmente, salir del círculo vicioso de la mente es complicado si no sabes como hacerlo y no estás bien acompañado y guiado. A menudo vivimos en piloto automático sin saber muy bien qué nos ha llevado a vivir de una forma u otra. Estamos confundidos o alejados de nuestros valores; en otras ocasiones, simplemente no tenemos ningún control o conocimiento sobre nuestras emociones, o estamos demasiado influenciados por nuestro entorno y nos cuesta tomar decisiones por miedo a las consecuencias, y los sentimientos de culpa son demasiado limitantes.


Mi objetivo principal es que puedas hacerte ¡dueño de tu vida!

Que pases de estar controlado por tu mente y tus pensamientos a «ser» con todas las letras, a sentir y a comprender el funcionamiento de tu sufrimiento para que puedas gestionar los malos momentos de la mejor forma posible.

En un trabajo profundo de crecimiento personal, es muy probable que mejore tu autoestima y que se refuercen tus habilidades sociales. Con una autoestima más alto es más sencillo tomar decisiones y aceptar las consecuencias con responsabilidad y no con culpa, ya que la culpa es una emoción que no nos ayuda a salir del hoyo. El trabajo con valores puede ayudarte a elegir el rumbo de tu vida que más se adapta a tu personalidad. En el Espacio de Ángela, te acompaño en tu proceso de autoconocimiento para que puedas encontrar tu camino de la forma más sencilla.

Es posible que tengas la sensación de que algunas de tus relaciones, te resultan demasiado conflictivas o que no funcionan como a ti te gustaría.

Poner límites saludables no siempre nos resulta sencillo; es una habilidad que se aprende en la infancia, y por desgracia, no siempre es algo que se da de forma natural.

Sentirse maltratado y herido constantemente es un indicador de que no hay una buena fijación de límites saludables.

Los límites saludables se aprenden; es un trabajo de autoconocimiento y responsabilidad. A veces no te das cuenta de cómo te relacionas, o mejor dicho, desde donde. Puede que en tu infancia tus relaciones de apego no hayan sido saludables, o que, por el contrario, hayas aprendido a sobrevivir adaptándote a las necesidades de los demás. Es por esta razón que haces siempre lo que te piden o aceptas situaciones que te dañan.

De niños adquirimos estrategias de supervivencia que nos ayudan a salir adelante, sea cual sea nuestro entorno familiar. Si las dinámicas familiares en las que nos hemos criado eran poco saludables, tus hábitos se han adaptado para sobrevivir. El no poner límites saludables es una de estas estrategias. Ahora es el momento de aprender estrategias nuevas y aprender a decir que «no», de forma asertiva y sin agresividad. Si tú tienes la idea de que decir que «no» es peligroso o que estás haciendo algo malo, es posible que solo la idea de poner límites saludables te dé mucho miedo, pero no pasa nada realmente, porque todas las personas tenemos derecho a expresar lo que necesitamos, sin sentirnos mal y sin agresividad. Además de estar preparados y verdaderamente dispuestos a que los demás nos digan que «no» también cuando lo necesiten.

El trabajo con límites saludables es un trabajo realmente muy importante y que afecta mucho a nuestras relaciones personales. Pensar que soy egoísta cuando me ocupo de mis propias necesidades es una creencia demasiado extendida, por desgracia. Se confunde demasiado el amor por el prójimo con el servilismo o la sumisión.

Hacer algo por el otro para ser reconocido o amado es mucho más egoísta que hacer algo por mi propio bien.

Si quieres relacionarte mejor, ser más asertivo, superar poco a poco el miedo a expresar lo que necesitas cuando lo necesitas de la forma más adecuada para ti, quizás haya llegado el momento de dedicarle tiempo a tu bienestar emocional y empezar un proceso de crecimiento que te ayude a mejorar en todos los aspectos de tu vida.

Solo tienes que ponerte en contacto conmigo y contarme brevemente qué necesitas. A partir de ahí, te hago una entrevista de 30 minutos aproximadamente donde profundizaremos un poco en tu caso para ver si realmente puedo ayudarte.

La entrevista puede ser en persona en mi consulta en Logroño o por videoconferencia allí donde estés. No dudes en pedir esta cita de valoración porque no te comprometes a nada; Simplemente nos da la oportunidad de conocernos y así te cuento todo lo que quieras saber.

¿Quieres que trabajemos juntos?

Cuidar de tu mundo interior es el mejor regalo que puedes hacerte.

Contacta