Como encontrar el para que, en tus emociones negativas

¿Sabes cómo encontrar él para qué, en tus emociones negativas?

2 - Como encontrar el para que, en tus emociones negativas
Como encontrar el para que, de tus emociones negativas

En este post voy a profundizar en la motivación positiva de las 3 emociones que hemos tenido en cuenta hasta ahora, la frustración, la ira y él enfado. «Vamos a encontrar el para qué, en tus emociones negativas».

La frustración, la ira y el enfado son las emociones que intervienen en primer término en el comportamiento pasivo-agresivo y que es el tema que hemos estado tratando en profundidad estos meses. Lo más importante para empezar es diferenciar estas emociones, saber cómo son, localizarlas en el cuerpo y entender su diferencias.

¿Sabes cuándo sientes frustración y qué es lo qué te quiere decir? ¿Sabes cuándo sientes ira y que te quiere decir?¿Sabes cuándo sientes enfado y que es lo que te quiere decir? Normalmente cuando sentimos emociones recurrimos al porque y por desgracia él ¿porque? es un callejón sin salida, cuando nos preguntarnos el ¿porqué? de una emoción solo nos lleva a enredarnos en pensamientos y en rumiaciones mentales que nos llevan a sentir más confusión y más malestar emocional. Por lo tanto vamos a centrarnos en el  ¿para qué?

¿Para qué siento malestar emocional? Las emociones tienen un sentido funcional, todas las emociones incluidas las emociones negativas, tal y como te comentaba en el post anterior, nos dan información y nos ayudan a tomar decisiones.

Después de esta breve explicación vamos a hacer un sencillo ejercicio. Es el momento de identificar estas tres emociones:

Cierra los ojos e intenta recordar una situación que te produzca frustración, normalmente la frustración se genera cuando no consigo lo que quiero o hay algo que no depende de mi al 100 %, casi siempre la frustración y el enfado van juntas ¿puedes sentirlas? ¿en qué se diferencian?

Cuando me frustro es porque no consigo lo que quiero, cuando me enfado es porque hay algo que me ofende, que me hace daño, no me gusta.

Céntrate  en la frustración ¿en que parte de tu cuerpo la sientes? ¿qué sensaciones corporales te produce? no pelees con nada de lo que estás sintiendo por desagradable que te parezca, mantente centrado en esas sensaciones respirando con tranquilidad.

Ahora pregúntale  a esa emoción que estas sintiendo, la frustración en este caso, ¿qué  quiere? ¿que te impulsa a hacer? ¿qué harías  si le obedecieras  enseguida?

La frustración te indica que por ahí no, busca otras opciones. ¡Ese es su para que!

¿Lo has conseguido? ¿Te ha venido esa respuesta?

¡Enhorabuena!

Si no es así tranquilo, es lo normal, es cuestión de práctica y de entender que no tenemos que luchar contra lo que sentimos por malo que nos parezca.

Ahora lo mismo con el enfado y la ira ¿te atreves?

Si lo deseas puedes intentar este ejercicio con él enfado y con la ira: la ira es un emoción fuerte que a priori sin el acompañamiento de un profesional puede resultarte un poco difícil de gestionar.

La ira aunque intensa también tiene su motivación positiva y su para que  y nos da una información muy útil. ¿Ya sabes que la ira es una emoción defensiva?. La ira tiene una energía fuerte que te impulsa a defenderte, a agredir.

¿Crees que agredir a los demás es su motivación positiva?

La ira puede aparecer tanto si alguien nos agrede de forma muy agresiva. Como por ejemplo arrancándonos el bolso, o de forma mucho más leve, como rompiendo un plato de mÍ vajilla favorita, sin querer.

La ira aparece cuando  yo siento una perdida de algo importante para mí, no siempre el otro lo hace con intención de herirme.

Así que la ira me invita a reflexionar  sobre lo que esta sucediendo y sobre el valor que tienen las cosas para mí. Me invita a reflexionar, respirar y relajarme, antes de actuar y tomar una decisión equivocada. Aunque de primeras el impulso es violento su motivación positiva nos invita a la reflexión y a la calma.

Este es una pequeña muestra de como trabajar con emociones complicadas que a priori, nos cuesta mucho sentir y aceptar que forman parte de nuestro día a día.

Si te interesa profundizar más en tus emociones y tienes interés en aprender inteligencia emocional. Además de mejorar tus habilidades sociales,  en El Espacio de Angela te ofrecemos clases personalizadas de Mindfulness e inteligencia emocional para que puedas  hacerte dueño de tu vida. No olvides que puedes preguntarme todo lo que quieras por email, directamente desde el wassap que aparece aquí mismo en la web o solicitando una cita gratuita de valoración.

En el siguiente post voy a hablarte de la aversión y cómo interviene de forma negativa en tu bienestar emocional.